Actualidad

¿Qué ciencia necesita Chile para llegar al desarrollo?

Los acontecimientos del último año en el ámbito de la ciencia en Chile, han llevado este tema a la discusión nacional e internacional. El principal debate es sobre la necesidad de formar un Ministerio de Ciencia y Tecnología, sin embargo la gran pregunta a mi parecer, fuera del aspecto institucional es ¿Cuál es la ciencia que Chile necesita?

Uno de los dichos que más hemos escuchado en el último tiempo, es que “Chile debe gastar más en ciencia para llegar a ser un país desarrollado”.  Si analizamos el informe de la Comisión Presidencial Ciencia para el Desarrollo, se dice que ese mayor gasto debiera destinarse a formar mayor capital humano avanzado y aumentar el financiamiento en ciertas áreas estratégicas para el país. Dicho informe dice poco o nada sobre financiar las “otras” ciencias, como las ciencias sociales, las cuales son de enorme importancia en la búsqueda del desarrollo. Para responder a la pregunta ¿Cuál es la ciencia que Chile necesita?, tenemos que abarcar tanto las ciencias exactas como las ciencias sociales, ya que no vamos a llegar nunca al desarrollo si no generamos conocimiento, ni innovamos en ambas ramas de la ciencia.  

La innovación es fundamental para el siglo XXI, a fin de diversificar nuestro esquema productivo y que nuestras empresas sean capaces de transitar de los recursos naturales, a servicios y productos manufacturados. Pero la innovación no sólo se da en el sector productivo, debemos innovar también en nuestro sistema de previsión social, innovar en salud, innovar para tener ciudades más inteligentes y limpias. Para cumplir esta importante meta y pavimentar el camino para llegar al Chile que queremos, es necesario tener una estrategia para ayudar a nuestros científicos a innovar en las diferentes áreas de la ciencia sin dejar de producir conocimiento, que es la base de la innovación. Un ejemplo importante es el de Alejandro Aravena, arquitecto galardonado con el Premio Pritzker, por su trabajo en agregar valor a las viviendas sociales. Chile es un país que tiene particularidades y debemos aprovecharlas como nichos de conocimiento e innovación. Por ejemplo, siendo Chile un país sísmico y con una amplia área costera, es de esperar que seamos capaces no sólo de generar conocimiento en el área de arquitectura y obras públicas; sino también en nuevos materiales y tecnologías. Como otros ejemplos tenemos las bacterias extremófilas que crecen exclusivamente en nuestros geiseres, volcanes, salares y glaciares; el cobre que puede ser parte de un sinnúmero de aleaciones con nuevas características; las especiales condiciones de nuestro desierto que hace necesarias nuevas tecnologías en paneles solares; la necesidad de producir nuevas tecnologías en nuestros productos de exportación, para mejorar la producción, disminuir las pérdidas por infección por patógenos, controlar la maduración de las frutas o mejorar sus empaques para mantenerlas frescas por más tiempo; medidas que pueden tener un fuerte impacto en nuestra economía.  Por otro lado, somos un país con una elevada tasa de cáncer de colon y vesical, lo que no se repite en otros países del mundo. ¿Será nuestra dieta?, ¿serán nuestros genes? Tomando en cuenta aquello, el futuro de los medicamentos es la farmacogenómica; en donde se seleccionan los mejores medicamentos y dosis según el perfil genético de la población. Bajo este contexto, ¿cómo no vamos a estudiar la respuesta de nuestra población a los diferentes medicamentos? ¿Cómo no vamos a estudiar si la canasta de fármacos del plan Auge es la más adecuada para nuestra población?

En resumen, hay dos imperativos básicos a considerar: en primer lugar, Chile no solo puede, DEBE ser un país productor de conocimiento, así como todos los países del mundo debieran serlo. Cada país tiene particularidades especiales e irrepetibles que hacen necesaria la investigación básica, y es un error garrafal supeditar la generación de conocimiento sólo a los países desarrollados. En segundo lugar, para llegar al desarrollo debemos innovar en ciencias exactas, en ciencias sociales, en tecnologías y en cultura. Nuestra sociedad necesita mejores y nuevas tecnologías, para lograr una mejor calidad de vida y soluciones precisas a las problemáticas de nuestro país.

Paula Solar Oliver
Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia
Miembro Fundador Comisión Ciencia, Tecnología e Innovación, PPD

Volver a Actualidad
<blockquote>
	<!-- text -->
</blockquote>

..............................................................................................................................................................................................................................................